Las claves del Social Selling en el sector B2B

Internet y las redes sociales llegaron a nuestra vida para revolucionarla y para cambiar por completo la forma en que nos relacionamos y, sobre todo, la forma en la que consumimos y adquirimos nuevos productos o servicios.

El proceso de compra ha cambiado de forma radical en los últimos años. Adiós demostraciones del producto puerta a puerta, llamadas telefónicas insistentes o correos electrónicos en cascada. Ahora, los consumidores tienen a mano una gran cantidad de información y toman decisiones en base a las recomendaciones y opiniones de otros usuarios.

Según datos del Estudio Anual de Redes Sociales 2018 de IAB España, el 57% de los usuarios busca información en alguna red social antes de hacer una compra online. Y no solo eso, sino que para el 55%, las opiniones de otros influyen bastante a la hora de tomar la decisión de compra.

¿Qué es el social selling?

Cuando hablamos de social selling o venta social nos referimos al proceso por el cual las redes sociales se convierten en las protagonistas en el proceso de venta. Es decir, son la herramienta clave para guiar a nuestro cliente hasta conseguir una venta.

Aunque el término lleve implícita la palabra venta, con el social selling no se persigue la venta directa a través de redes sociales. El objetivo, más bien, es atraer y persuadir al usuario, estableciendo una relación de confianza y ofreciéndole contenido de calidad que finalmente le lleve a interesarse por nuestro producto y a querer comprar.

Las redes sociales son la herramienta perfecta para conectar con nuestros clientes potenciales y así generar nuevas oportunidades de negocio, acortando el ciclo de venta.

Beneficios del social selling en negocios B2B

  • Aumenta el ratio de ventas: permite enviar propuestas de negocio personalizadas
  • Acorta el ciclo de ventas: cuando diriges tus esfuerzos hacia aquellos que ya sabes que necesitan tus productos, las probabilidades de éxito aumentan.
  • Genera un mayor número de leads: trabajar la presencia en redes sociales a través de una buena estrategia fideliza y atrae a tu target.
  • Crea vínculos más fuertes con tu sector: tener una red de contactos mayor hará que tu producto sea más visible.
  • Aumenta la confianza: consigue una mayor fidelización del cliente y simplifica el proceso de venta.

Cómo se lleva a cabo una estrategia de social selling

  • Identifica a tu audiencia: el primer paso es conocer el perfil de tu público objetivo y las plataformas sociales que utiliza para relacionarse y comunicarse.
  • Genera y distribuye contenido de calidad: puede ser propio y también de terceros, pero siempre, relevante y con valor añadido.
  • Relaciónate con tu público: interactúa con tus seguidores de forma que acabes convirtiéndote en un referente del sector.

Y tú, ¿necesitas ayuda con tu estrategia de social selling?

Entrada anterior
Esta Navidad nos ha dado mucho juego
Entrada siguiente
Por qué deberías apostar por el Social Employee Advocacy

Entradas relacionadas

Menú