Marketing de Contenidos

Guía Básica de Marketing de Contenidos

El marketing de contenidos sigue siendo un pilar básico de cualquier estrategia de marketing, muy especialmente a nivel digital. Muchos de nuestros clientes lo saben, pero a veces tienen dudas sobre cómo ponerlo en marcha, qué esperar, plazos o cuánto han de invertir (no sólo en dinero, sino en recursos internos).

Con esa premisa, nos permitimos el lujo de plantear una mini guía para el diseño e implementación del marketing de contenidos. El objetivo es que sirva para ayudar a identificar contenido relevante, generar nuevo contenido propio de calidad que tenga un objetivo concreto y distribuirlo de forma eficaz.

Tipos de contenidos

Lo primero que habrá que hacer es tener claros los posibles tipos de contenidos que se pueden utilizar en el marketing de contenidos. El más básico es el contenido escrito, que es el más utilizado y evidentemente pilar básico sobre el que construir.

Dentro del contenido escrito tenemos desde nuestros contenidos en la web así como artículos, posts en redes sociales, newsletters o e-books. Como muchos se imaginan este tipo de contenido nos apoya de manera especial para el marketing de buscadores (posicionamiento SEO) como fuente de tráfico orgánico (gratis).

También está el contenido audiovisual en el que distingo entre tres tipos: las imágenes (fotos, infografías, GIF’s), el vídeo (promos, consejos, entrevistas, “how to’s”) y las nuevas formas de contenido inmersivo (VR, AR y realidad mixta). En general todo lo audiovisual tiene un avance e importancia innegable pero muy especialmente el vídeo y los nuevos formatos que se están convirtiendo en imprescindibles.

El principal problema de este tipo de contenidos son los recursos necesarios para su producción, pero bien diseñados e implementados suponen una herramienta fabulosa para atraer y convertir. Mucha atención al vídeo en streaming que poco a poco ha ganado en popularidad.

Manos a la obra con el marketing de contenidos

Sabemos que queremos hacer contenido y qué formatos tenemos a nuestra disposición. Ahora diseñémoslo:

No reinventes la rueda. Si hay un tipo de contenido que destaca en tu sector (o entre tus clientes), empieza por ahí. Y fíjate en contenidos populares de otros para ver por qué funcionan. ¿Tienen imágenes? ¿Vídeo? ¿Cómo están estructurados? Aquí tampoco hay que reinventar la rueda. Fíjate cómo está planteado e inspírate para construir desde ese punto.

Una vez que sabes qué tipo de contenidos quieres hacer y cómo puede ser su estructura, piensa en palabras clave. Y sí, desde el principio, ya que resultará fundamental para que tu contenido se indexe en territorios semánticos relevantes para tu negocio. Cuanto mejor indexado esté, más tráfico orgánico (gratis) y por tanto con posibilidad de tener un mayor retorno de la inversión.

Usa esas palabras en el título del contenido y al menos una vez en el primer párrafo y por supuesto en la URL y los metas de la página. Eso sí, recuerda una cosa, el contenido no lo creas para el robot del buscador. Lo creas para tu usuario/cliente, así que escribe con naturalidad y buscando la calidad y relevancia. Y no te preocupes tanto por la extensión. Muchos me dicen que lo bueno si breve, dos veces bueno. Correcto, pero no telegráfico. No hay que tener ningún reparo a contenidos que superen los 2.000 o 3.000 caracteres. Como digo lo importante es que sea un contenido de calidad y relevante para el lector.

En esa línea, es preferible publicar con menos frecuencia, pero cuidando el contenido, que hacer muchos contenidos de poca calidad.

Una posibilidad a la hora de generar contenidos escritos (o audiovisuales) es contar con terceros. Invitar a clientes, proveedores, peers del sector, etc., puede aportarnos un contenido de mucha calidad y, si la pluma tiene autoridad, nos podemos beneficiar doblemente.

Distribuir contenidos

Aquí es donde muchos de nuestros clientes se sienten frustrados, ya que esperan que los contenidos se vuelvan virales de inmediato. Mi consejo, paciencia. Un buen contenido no se vuelve viral así porque sí. El marketing de contenidos es una estrategia a medio y largo plazo.

Hay que tener en cuenta que cuanta más calidad tengan nuestros contenidos (y estén bien indexados), mayor autoridad tendrá nuestro sitio y por ende más visitas orgánicas.

Como mínimo hay que promover el contenido en redes sociales, con publicaciones promocionadas o en orgánico, y por correo electrónico a suscriptores. No es suficiente con crear el contenido y esperar a que se encuentre.

Cada red social es diferente, así que asegúrate de adaptar el mensaje a cada una. Y hay que crear distintas variaciones con distintos enfoques. Sí, se puede repetir publicaciones, pero siempre con distintos enfoques…

Y hay que fomentar que sean compartidos. Nada de pudor a pedirle a los empleados, clientes, proveedores o terceros que los compartan en sus redes. Cuanto más rico sea el contenido (con imágenes, infografías, cuadros y gráficos, capturas de pantalla y gifs) más atractivo y por tanto susceptible de ser compartido.

Y no se nos puede olvidar lo más básico: incluir botones para compartir en redes sociales: hay que ponérselo fácil a nuestros lectores…

Si creíais que se me iba a olvidar el email, os equivocabais. Es una herramienta imprescindible, ya que supone un canal de difusión activo, gratuito y, si está bien definido, una herramienta de comunicación imbatible. Otro día entramos en detalle con la estrategia de email marketing, pero vaya por delante que hay que cuidar mucho (muchísimo) este canal. Destina los mejores contenidos, segmenta por intereses y siempre haz seguimiento.

Conclusión

El marketing de contenidos puede ser una herramienta fundamental para nuestro negocio. Pero requiere de un esfuerzo. Hay que planificarlo, generarlo y distribuirlo. Y cada una de estas áreas es fundamental para tener éxito. Pero con “cabeza”, excelencia, astucia, perseverancia y sobre todo paciencia, podemos tener mucho éxito.

Suerte, y al toro.

Entrada anterior
Reto para las empresas: personalización en la experiencia de cliente
Entrada siguiente
Esta Navidad nos ha dado mucho juego

Entradas relacionadas

Experiencias Inmersivas

Nuevas formas de contar historias ¿Te imaginas pasear por Marte en una misión espacial? ¿Bucear totalmente a salvo por la fosa de Las Marianas? En mi caso sería todo un…
Menú