La fuente informativa vs el periodismo ciudadano

La fuente informativa vs el periodismo ciudadano

El desarrollo de nuevas tecnologías y, sobre todo, la invasión de las redes sociales en nuestras vidas ha hecho emerger un nuevo tipo de periodismo, llamado ciudadano o participativo. Blogs, fotoblogs, fotografías hechas y enviadas a una redacción desde un teléfono móvil, denuncias o noticias en perfiles de redes sociales… lo cierto es que el medio digital ha instalado una imprenta, una emisora de radio y una cadena de televisión en muchos hogares.

En este escenario y, ante tal cantidad de información, a tiempo real, ha aumentado el uso de las redes sociales, especialmente de Twitter, como fuente informativa por parte de los medios de comunicación. Según el reciente estudio ‘Periodistas y Redes sociales’, realizado por Janssen Observer y presentado por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) las redes sociales continúan consolidando su posición como herramienta de trabajo y fuente de información en la profesión periodística. El 70% de los entrevistados ha asegurado utilizar las redes como herramienta de trabajo habitual.

El valor del contenido

Ante este panorama, no debemos olvidar que las redes sociales han de ser una herramienta, nunca el fin. Hay que reivindicar el valor del contenido, de la información especializada, de fondo, de recuperar la generación de información propia de valor.

Las redes sociales deben entenderse como unas herramientas muy útiles, pero que también requieren un mayor nivel de análisis. El buen periodista, antes de tomar por cierta una información que lea de Twitter, aunque aparentemente provenga de una fuente de primer nivel, debe contrastarla e investigarla antes de lanzarse a publicar la noticia.

Recordemos cómo en 2013 un falso tuit distribuido por la agencia de noticias internacional Associated Press, tras un posible hackeo a las cuentas personales de varios de sus periodistas provocó pánico en la bolsa de Wall Street y se distribuyó en cuestión de segundos por miles de redacciones de todo el mundo.La consideración de diferentes fuentes, la confirmación de la información, la confianza en fuentes institucionales y otras prácticas tradicionales del periodismo siguen existiendo con independencia de cuál sea el origen de la noticia. La información y el contenido de las redes sociales sirven para complementar fuentes tradicionales, sin sustituirlas.

El papel de las agencias de comunicación

Ahí, los gabinetes y agencias de comunicación deben seguir alimentando sus relaciones de confianza como fuente informativa, con contenido de valor que permita contrastar esa noticia. Un tuit o un post puede ser la chispa que encienda la maquinaria para que termine en un reportaje o noticia pero el periodista necesitará más información y hablar con responsables del proyecto. La forma de gestionarlo es a través de un gabinete de prensa o agencia de comunicación que guíe al medio.

En Varenga, ayudamos a numerosas empresas a generar contenido y desarrollar sus planes de comunicación, manteniendo una relación de confianza con periodistas nacionales, especializados, locales e hiperlocales.

Entrada anterior
Influencer Marketing en negocios B2B
Entrada siguiente
La Omnicanalidad y los hábitos del consumidor

Entradas relacionadas

Varenga_SectorVitivinicola

La comunicación en el sector vitivinícola

En 2017 el consumo de vino en España volvió a la senda del decrecimiento, experimentando una caída del 2% según el Observatorio Español de los Mercados del Vino. Tras un…
Menú