El empleado motivado

El empleado motivado, un valor tangible

En pocos momentos como el que vivimos ahora la comunicación interna ha de tener un papel vital. La delicada situación económica, por un lado, que provoca que el empleado pueda sentirse inseguro con la situación de su empresa y la suya personal; y la inclusión de las redes sociales como canal de comunicación a través del cual el empleado puede expresarse y difundir información a tiempo real y a gran velocidad han convertido hoy, más que nunca, la comunicación interna en algo imprescindible que toda empresa debería mirar con mimo.

Es un error pensar que la comunicación interna es algo exclusivo de las grandes empresas. Todavía hoy en España son pocas las compañías que desarrollan una adecuada política de comunicación interna que contribuya a implantar los cambios y a lograr los objetivos corporativos y estratégicos de la compañía.

Las empresas, para ser competitivas, han de saber motivar a su equipo humano, retener a los mejores talentos, inculcarles su cultura corporativa. Ahí es donde la comunicación interna se convierte en una herramienta estratégica clave.

Para aumentar la eficacia, el equipo humano ha de sentirse a gusto e integrado dentro de su organización y esto sólo es posible si los trabajadores están informados, conocen la misión de la compañía, su filosofía, sus valores, su estrategia, y se sienten parte de ella. A partir de ahí estarán más predispuestos a dar lo mejor de sí mismos y, por añadidura a difundir las bondades de su compañía, convirtiéndose en auténticos embajadores de la marca. Las redes sociales ya están siendo un canal fundamental en esta tarea.

Además, la comunicación interna ayuda a reducir la incertidumbre y a prevenir el temido rumor dentro de la compañía. Por ello, transmitir mensajes corporativos, informar sobre lo que ocurre dentro de la empresa, motivar y establecer una línea de comunicación eficaz entre los empleados, la dirección y los diferentes departamentos de la empresa, son algunos de los objetivos que ha de perseguir una campaña de comunicación interna.

Un empleado motivado es un valor tangible. Es el mejor mensajero de los valores de la empresa dentro y fuera.

Entradas relacionadas

¿Necesitas una idea o realizar un proyecto? ¡Contáctanos!




Autorizo al tratamiento de los datos aportados con el fin de que Varenga pueda cursar el formulario y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal.

Menú