Apoyamos a la atleta Gema Hassen-Bey en su subida al Kilimanjaro

Su nuevo reto es alcanzar los 5.895 metros de altura en silla de ruedas.

Esta historia podría ir sobre un reto ambicioso, que lo es, o sobre una viaje fascinante, que también. Pero, sobre todo, va de una aventura impulsada con el corazón y con unas ganas inmensas y constantes de superarse a uno mismo. Va de trabajo en equipo y de soñar con mejorar las condiciones de vida de muchas personas.

Conocimos a Gema Hassen-Bey hace unos meses y desde entonces nos ha sido imposible no involucrarnos con su proyecto y, especialmente, con ella. Para los que no la conozcáis, Gema es una atleta paralímpica de élite en esgrima. Su palmarés deportivo incluye, entre otros muchos reconocimientos, doce títulos olímpicos. Para los que sí seguimos su trayectoria, además de medallista de nivel, Gema es el mejor ejemplo de fortaleza, optimismo, constancia, superación y buen corazón.

Su próximo objetivo es ser la primera mujer en silla de ruedas en culminar un 5.000, ayudada únicamente de su esfuerzo y del impulso de sus brazos. Pero no se trata de una cumbre cualquiera: hablamos del Kilimanjaro, el techo de África, a 5.895 metros de altura. Sin embargo, esta es una historia en la que el verdadero propósito no es la cima, sino el camino.

Gema no entiende de discapacidades, ni de obstáculos o de dificultades. Entiende de unir esfuerzos y aprovechar capacidades, de sacar lo mejor de cada uno para, entre todos, lograr algo grande. Es por ello que rodearse de un buen equipo es fundamental y la única forma para lograr improbables, que no imposibles. Y eso únicamente se consigue a través de la confianza, la que te da el saber que tienes a tu lado, ayudándote, a un gran equipo que te hace sentir en familia y que te empuja a creer con certeza que puedes conseguirlo.

Aunque la aventura aún no ha empezado, el camino para alcanzar el Kilimanjaro comenzó hace tiempo. A través de la plataforma colaborativa Bey Proaction, Gema difunde su reto y va conectando a personas y empresas que pueden colaborar para hacerlo posible. Antes de llegar a Tanzania, la atleta tiene que desarrollar una silla especial que le permita realizar el ascenso por una orografía de tres hábitats y, también, prendas especiales que se adapten a los cambios de temperatura entre el día y la noche. Esta investigación y desarrollo servirá después para mejorar las condiciones de vida de muchas personas con movilidad reducida.

Desde que descubrimos Cumbre Bey: Kilimanjaro Challenge hemos querido ser parte del proyecto, aportando nuestro granito para ayudar a Gema a subir esa montaña. Y lo más importante, hemos querido que todos los que hacéis posible Varenga también seáis parte de él, viviéndolo de cerca.

Porque este es el reto de retos y, lo más importante, el reto de todos. La colaboración puede hacerse de muchas formas: desde compartir la aventura en tus redes sociales o con tus amigos, hasta ser voluntario en la expedición o participar en el crowdfunding para hacer posibles los desarrollos tecnológicos necesarios para ver el Kilimanjaro desde las alturas.

Ya lo dice ella misma, cuando sumamos, ganamos.

¿Qué te parece la iniciativa? Esperamos vuestros comentarios.

Y no dejéis de visitar la web de Gema y sus canales sociales…

Entrada anterior
Las Claves del B2B Social Media
Entrada siguiente
Las mejores estrategias de Marketing y Comunicación 2017

Entradas relacionadas

Varenga_Navidad2018_CruzRoja

Esta Navidad nos ha dado mucho juego

¿Te acuerdas del cosquilleo en el estómago de aquellos 5 de enero justo antes de ir a dormir? ¿Recuerdas los nervios y madrugar más que ningún otro día para correr…
Memoria RSC Aqualia #sostenibilidadreal

Sí, lo hemos vuelto a hacer

XII Informe de RSC de Aqualia Aqualia impulsa la #sostenibilidadreal apoyada en la Transparencia, la Innovación y el Bienestar Laboral, y un año más, ha contado con Varenga para apoyarles…
Menú