Comunicación social, un valor al alza

En los últimos años, estamos experimentando un incremento en el nacimiento de iniciativas solidarias, ONG’s y proyectos de emprendimiento social, ligados a una mayor conciencia social. La ciudadanía, cada vez más, se siente implicada y comprometida con proyectos ligados al bienestar de sectores de la población más desprotegidos o a la protección del medioambiente, no solo en otros países, sino también en su entorno más cercano. En este marco, ¿deben este tipo de organizaciones invertir en comunicación? ¿debe de ser su estrategia diferente a las que realizan otro tipo de organizaciones, instituciones o empresas?

Al hablar de comunicación corporativa no debemos pensar que solo pueden hacer uso de ella las empresas. Al contrario, la comunicación es mucho más necesaria para el caso de ONG’s y proyectos sociales, ya que es el punto de partida para motivar el apoyo, tanto de personas concienciadas con estas causas como para su integración en las estrategias de RSC desde las empresas. Al final, las causas que reciben más apoyo son aquellas que se conocen.

Llegado a este punto, en la estrategia de comunicación, ¿existen diferencias entre las llevadas a cabo por las grandes marcas y las que realizan este otro tipo de organizaciones? ¿qué aspectos deben de tener en cuenta y considerar?:

Disponer de un Plan de Comunicación

Llevar a cabo una planificación enfocada a trasladar la bondad del proyecto, mediante la elaboración de estrategias y acciones enfocadas a su público objetivo. Todo ello debe quedar integrado en un Plan de Comunicación.

Este Plan deberá contemplar una estrategia de comunicación de crisis, al ser sectores muy sensibles. La anticipación es clave para evitar la alarma social. Contar con un Plan de Gestión de Crisis es básico para identificar mensajes, procedimiento y portavoces y mostrar la trasparencia que se exige especialmente en este caso.

Estrategia

La principal característica de la estrategia es la sensibilización, puesto que el objetivo es concienciar al público de un problema social real. Se trata de un conjunto de acciones y actividades que se realizan para influir en las emociones y sentimientos de los receptores en relación a la causa. Como segunda variable, la estrategia habrá de diseñarse para conseguir visibilidad y viralización del proyecto, para que el mayor número de personas lo conozcan y decidan apoyarlo.

Es fundamental lograr que la organización sea percibida por sus públicos por la imagen que la identifique y la diferencie de otras organizaciones.

Contenido

Generar y divulgar contenido de calidad para poder hacer frente a un escenario comunicativo caracterizado por la saturación informativa y la segmentación de los públicos. Contenidos diferenciales que motiven escoger el proyecto frente a otros. Hay que definir los mensajes para que de ellos se extraigan, con claridad, la cultura y valores de la organización, además de ser coherentes y eficaces.

Relaciones de confianza con los públicos objetivo

La confianza en este sector tiene aún más sentido que en otros. Informar con transparencia a los diferentes públicos objetivo es fundamental para mantener la credibilidad del proyecto. Es imprescindible segmentar a los stakholders y difundir los mensajes más adecuados según el caso: sean medios de comunicación, padrinos, socios, empresas que puedan adherirse al proyecto, entre otros.

Información constante

Hay que mantener informados de forma regular a los públicos objetivo sobre los avances y resultados del proyecto para que vean que, de su apoyo al mismo, se obtienen resultados medibles, tangibles y reales. De esta manera, se refuerza la transparencia del proyecto y se mantiene al público objetivo comprometido e implicado en el mismo.

El papel clave de las Redes Sociales

Al igual que cualquier empresa o institución de otro tipo, este tipo de organizaciones sociales también deben tener presencia en las redes sociales más destacadas (Twitter, Facebook, Instagram…) para vertebrar su comunicación online. Además, esta comunicación no debe ser unidireccional, sino que debe haber interacción por parte de sus seguidores. Esta circunstancia es vital en este caso en concreto, ya que solo con la interacción se produce la involucración de la masa social con la causa que se defiende.

En este sector en concreto las redes sociales aportan transparencia, cercanía e imagen de marca y son fundamentales a la hora de generar conversaciones ya que en ocasiones son los propios socios, padrinos o particulares los que comparten con sus amigos y conocidos sus mensajes, generando viralidad y nuevas adhesiones al proyecto.

En el terreno del Social Media, es interesante complementar la comunicación orgánica con contenidos patrocinados. A veces es conveniente apoyarlos con pequeñas inversiones, especialmente dirigidas a la base de seguidores.

Influencers o embajadores de la marca

Para conseguir una buena difusión de la causa, es importante también hacerse con la colaboración de los influencers idóneos. Pero para ello, nuestra propuesta tiene que tener sentido dentro de su mensaje, es decir, hacerle ver que el contenido del proyecto aporta valor a su propia comunicación. Contar con influencers o embajadores de la marca idóneos aportarán una mayor credibilidad al proyecto y ampliarán el alcance de su difusión.

El poder del Big data

Conseguir que la ingente cantidad de datos que manejan las organizaciones y empresas pueda ser gestionada de tal modo que aporte valor a sus acciones comunicativas es, sin duda, un gran reto. El análisis de Big Data ayuda a las organizaciones a aprovechar sus datos y utilizarlos para identificar nuevas oportunidades.

 

En Varenga estamos muy contentos de estar colaborando en la comunicación de varios proyectos de emprendimiento social y ONG’s desarrollando herramientas que permitan darles voz y transmitir sus mensajes.

Entrada anterior
¡Una inmersión total en el corazón de la innovación!
Entrada siguiente
Reto para las empresas: personalización en la experiencia de cliente

Entradas relacionadas

Menú