La vida del community manager es eso que pasa mientras publicas una entrada en redes sociales y cruzas los dedos para que funcione. Sin embargo, el proceso empieza muchísimo antes, justo en el momento en que te sientas (con tu cliente, o no) a definir los objetivos y la estrategia a seguir. Ese tuit que aparece de repente en tu timeline no es así fruto del azar y la casualidad. Es así porque un community manager (o gestor de redes sociales), por cuyas manos pasan cuestiones como la comunicación, el marketing, la atención al cliente e incluso la reputación digital de las marcas que representan, ha decidido que sea así.

Las claves para trabajar de esto y no morir en el intento bien podrían ser las siguientes:

Regla número 1: La imagen de la compañía pasas a ser TÚ

Y más vale que te lo grabes a fuego en la mente porque desde que las redes sociales pasaron a ser una forma más de comunicación con las marcas, sus community managers se han convertido en su representación más visible. Esto es algo que no se aprende realmente hasta que no recibes el primer mensaje de un usuario enfadado y caes en la cuenta de que no puedes contestar lo primero que se te venga a la cabeza. No eres tú nunca más, eres la marca para la que trabajas y medir milimétricamente tus palabras te salvará de más de una.

Esto no es Las Vegas

Ya nos gustaría, pero no, lo que pasa en las redes sociales no se queda aquí. De hecho, es muy probable que una crisis que nazca en redes acabe salpicando a otras áreas de la compañía. Lo bueno es que no hay mejor termómetro para controlar la percepción que los usuarios tienen de nuestra marca y saber cómo utilizarlo puede suponer un factor de éxito en tu estrategia.

Tu audiencia es oro

Nada de lo que hagas va a funcionar si no conoces realmente a tus seguidores, sea cual sea la red social clave para tu negocio. Saber quiénes son, de qué están hablando, qué les gusta o a qué otras marcas siguen es la guía para crear un contenido útil que les haga querer quedarse a tu lado.

Hay un “día de…” para absolutamente todo

Y cuando decimos todo, es todo. Y si no, mira, hoy 23 de enero es el día del Community Manager. Tener estas fechas apuntadas en rojo en tu calendario es fundamental para crear tu estrategia de contenidos y aprovechar las conversaciones que van surgiendo en redes sociales.

Datos everywhere

Reporting bien podría ser la palabra del año para la Fundéu del Community Manager. Medir y analizar va a ser tu día a día. ¿Cómo si no vas a seguir si estás llegando realmente a tu audiencia?

Van a criticarte, eso seguro

¿La buena noticia? Que no (siempre) será a ti o a tu trabajo. La ira de los usuarios irá dirigida a la compañía o marca para la que trabajes.

¿La mala? Que eres tú el encargado de gestionarlo y conseguir que se invierta la balanza para que al final el usuario acabe con una sonrisa en la cara. Porque sí, aquí también el cliente siempre tiene la razón.

Los fines de semana son los padres

Existen infinidad de herramientas de gestión de redes sociales que nos facilitan enormemente la vida pero un tuitero enfadado no entiende de horas, ni tampoco de sábados o domingos. La única solución es comenzar a distinguir lo urgente de lo importante y aprender que lo segundo puede esperar, aunque sea un poquito.

No tienes nada que hacer contra los gatos

Y quién dice vídeos de gatitos, dice el último viral del momento. Por muy buenos que sean tus contenidos y por muchas vueltas que le hayas dado a ese copy, nunca vas a jugar en la misma liga que ellos. Así que tómatelo con calma y disfruta de tus likes.

Y sí, probablemente éste sea uno de los mejores trabajos del mundo

¿A quién más le pagan por estar todo el día metido en Facebook?
Pese a lo anterior, la única fórmula de éxito pasa por saber cómo conectar tu marca con las personas que la hacen posible, tanto dentro como fuera de las redes sociales.

Por Blanca Ruiz

Social Media Manager

Varenga

 

¿Podemos ayudarte con tu estrategia en Redes Sociales?